Derechos Reservados

©Todos los Derechos Reservados: El contenido de este blog debe ser respetado.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Plan para cambiar Ecuador

Plan para cambiar nuestra sociedad

No hay libertad ni en el capitalismo menos en el socialismo.

By Germánico Patricio Vaca

Introducción

Cuando los historiadores revisen la historia del periodo de transición en las últimas décadas del siglo XX y la primera década del siglo XXI, muy seguramente se quedaran admirados por dos eventos muy significantes. El desarrollo industrial y tecnológico que nos llevaron a la globalización y la perdida de libertades de los ciudadanos del mundo por los sistemas de gobierno imperantes.

No existe libertad ni en el capitalismo y mucho menos en el socialismo. Muy pocos científicos estarán de acuerdo con semejante postulado. Pero un breve análisis nos permite deslumbrar la enorme necesidad de un cambio radical.

Mientras que bajo la democracia existente en estos momentos en los países industrializados parece ser una garantía a la libertad, los ciudadanos viven más bien un tipo de esclavismo tecnológico, político e industrial.

Es precisamente el desarrollo tecnológico que ha creado el mecanismo de control que ha quitado progresivamente la libertad a sus ciudadanos. Aunque ese control se lo haga bajo el pretexto de orden, civilización y progreso. El control que se ejerce por ejemplo en Estados Unidos a sus ciudadanos es casi absoluto. Todo se lo hace bajo el pretexto de orden, seguridad y respeto a la comunidad. Pero tales medidas hubiesen sido imposibles tan solo hace unas décadas. Las cámaras de seguridad en cada banco, centro comercial, edificio, lugares de trabajo, plantas, fábricas tienen a cada ciudadano prácticamente bajo el ojo de las autoridades todo el tiempo. Las tarjetas de crédito y tarjetas de banco permiten controlar y acceder a todo record financiero, el seguro social de los ciudadano permiten saber hasta el más íntimo movimiento y pecadillo de cada ciudadano, el record crediticio deja al desnudo las finanzas y obligaciones de cada individuo. El ciudadano norteamericano lejos de ser libre es prisionero del sistema. Pero eso no se detiene allí. La interpretación de los antecedentes citados son los que sirven para tomar decisiones del presente y futuro de cada miembro de la sociedad. Los datos existentes pueden determinar que clase de empleo, que tipo de casa, que posición, que carro y que escuela puede acceder, comprar, calificar o aceptar a dicho ciudadano. El ciudadano es prisionero de sus acciones y lejos de ser libre queda encasillado y virtualmente prisionero del capitalismo y por su propia decisión y elección.

Precisamente bajo el pretexto de protección a la seguridad de la nación y defensa contra el terrorismo los Estados Unidos llevó a cabo el secuestro, tortura y aprisionamiento de cantidad de ciudadanos a los que se negó el más mínimo derecho humano, al punto de que fueron transportados fuera del país y torturados en otros países, en donde la constitución y garantías constitucionales no fueron aplicadas. El gobierno de George Bush lo hizo todo bajo el manto de su guerra contra el terrorismo, aunque uso medidas terroristas para hacerlo.

Al sentirse prisionero el ciudadano norteamericano se revela contra el sistema en la única manera que puede hacer un individuo que es incapaz de identificar las razones de su depresión, de su acorralamiento. Depresión, obesidad, suicidio, violencia, consumo de drogas, daños psicológicos, terapia. Son los síntomas que la sociedad norteamericana manifiesta. Sin embargo la verdadera razón pasa desapercibida pues el gobierno le informa constantemente al ciudadano norteamericano que no existe sociedad más avanzada, más libre, más desarrollada, más tecnológicamente avanzada que los Estados Unidos. Un bombardeo continuo de desinformación a sus propios ciudadanos convenciéndoles que la democracia y el capitalismo existente en nación que clama supremacía mundial, es el modelo que todos los ciudadano del mundo quieren lograr. Hasta el punto de convencer a sus ciudadanos que es precisamente la razón que ciertos terroristas, revolucionarios y enemigos quieran atacar al país.

Pero una enorme lista de regulaciones, leyes, prohibiciones, medidas que impone el gobierno norteamericano sobre sus ciudadanos ejerce tanto control sobre la sociedad que la convierte en prisionera. Aunque constantemente se le diga al ciudadano que tales medidas son precisamente para entregarle su libertad.

Pero es sin duda una libertad condicionada. Una libertad donde no existe incentivo a la creatividad, incentivo al trabajo intelectual, incentivo al cambio cultural. Toda actividad en Norteamérica funciona ahora como un mecanismo económico. Una extensión de las políticas económicas de corporaciones y de las instituciones del estado. Ganancias, ambición, dinero, crecimiento monetario son las únicas cosas valoradas en Norteamérica.

Sin embargo la mayoría de ciudadanos norteamericanos viven convencidos de falacias falsas que poco tienen que ver con la realidad. La mayoría de ciudadanos norteamericanos de veras creen que los Estados Unidos pueden lograr “independencia energética” por ejemplo, aunque consumen más del 25% de energía siendo solamente 4% de la población. Ignorando que solamente tienen 1.6% de las reservas probadas del mundo. Hecho por el cual hablar de independencia petrolera o energética es por demás estúpido. En lo mínimo demuestra un grado de ignorancia preocupante de sus ciudadanos. Pero cada cuatro años los políticos han ganado elecciones con tales promesas de entregarles independencia energética, algo totalmente imposible de lograr.

Igualmente la mayoría de americanos creen que el resto del mundo quiere comer, vestir y vivir como “solamente se lo hace en Norteamérica” aunque casi toda la ropa en Estados Unidos ahora es importada de otros países. La verdad es que seria difícil encontrar un europeo o latinoamericano que no prefiera vivir sin el stress de vida norteamericana. Pero igual los norteamericanos creen que los Irakies y afganos estaban ansiosos de ser invadidos y deseaban que el ejército de los USA descienda con sus bombas y armas para librarles de su dictador, el concepto es absurdo y falso, pero pocos norteamericanos lo ven así. Igualmente los norteamericanos creen que todo mundo quiere comer las comidas de las franquicias como KFC, BUrger King, McDonald’s etc, la realidad es que aparte de haber creado un serio problema de obesidad en los Estados Unidos y crear serios problemas de salud para todo consumidor de comidas saturadas de colesterol es muy posible que cuando se identifiquen los mismos daños en otros países haya mas bien juicios por daños y perjuicios pero ciertamente nadie reconocerá valor alguno en tal practica. Todos estos factores indican que existe un vació en la vida de sus ciudadanos que es dolorosamente obsoleta de libertad.

Los derechos y libertades de los ciudadanos fueron el origen vital entre los factores que contribuyeron a la creación de nuestra sociedad. Han sido el factor esencial para el desarrollo de la cultura y la civilización humana. Es precisamente la libertad de expresión, de pensamiento, de conciencia que ayudaron a promover y proteger la esencia critica de ideas, de inventos, de crear la sociedad humana libre que persiguió su desarrollo por el bien de la comunidad.

Ahora todo es vigilado, medido, y permitido solamente dentro de los parámetros que el gobierno crea necesario. A tal medida que la libertad no existe en Estados Unidos. Toda acción y actividad es por ahora regulada y necesita permiso, licencia, vigilancia, tolerancia de quienes están en la posición de poder y quienes determinan lo que es y no es aceptable. Lamentablemente, las consecuencias son notables pero nadie parece percatarse del inmenso daño que están causando a la sociedad. No existen inventores, no existe filósofos, pensadores críticos de la humanidad. Cualquier función humana es realizada en el trabajo para alguna corporación. Nadie hace nada si no tiene las garantías que le ofrezcan la corporación. El único pensamiento aceptado es aquel que venga de alguien que ha sido corrompido por las instituciones de alta enseñanza donde les entrenan en lo que es y no es aceptable en esta sociedad. Así nadie habla de política, de economía, de religión, de inventos. La manipulación de la prensa hace que todas las redes de noticias pasen la misma noticia inconsecuente y sin importancia al verdadero acontecer mundial. Las únicas ideas aceptadas son las emitidas por los supuestos científicos sociales, o científicos del establecimiento.

La sociedad norteamericana es una sociedad mentirosa que carece de intelectuales, de sustancia concreta, de libertad verdadera. La sociedad norteamericana se ha vuelto el vivo reflejo del dólar. Una moneda de propiedad de una institución independiente, impresa de la nada y sin valor intrínsico alguno. Sus ciudadanos no tienen independencia de pensamiento, de autonomía y ni siquiera saben ni conocen sus derechos políticos, porque precisamente la nación que clama ser líder de la democracia es la nación que menos participación ciudadana tiene en el proceso de votación y elección de sus gobernantes. Aunque la sociedad norteamericana está siendo privada de su derecho a su función más básica y critica en la sociedad. El derecho a ser un ciudadano pensante y libre de hacer lo que desee.

Si Jesucristo hubiese nacido y vivido en los estados Unidos hubiese sido puesto en un orfanato y Maria hubiese ido a la cárcel cuando Jesucristo se fue de casa y estuvo sin una niñera a los doce años. Luego hubiese sido puesto en prisión por obscenidad pública cuando se desnudo y fue bautizado por Juan Bautista en el rió. Luego hubiese ido a prisión varias veces por operar sin licencia de trabajo, no pagar impuestos pues rehusó pagar impuestos al imperio romano y hacer actos de ilusión y magia pues nadie le creería que realizo milagros al menos que termine en un capitulo de Fringe. Muy seguramente que le hubiesen acusado de terrorista o en lo mínimo de ser a miembro de un gang. Todo eso sin contar con todos los juicios civiles en su contra por las varias iglesias, e investigaciones del FBI, del servicio secreto, de la CIA, del US Marshall, del DEA, del Departamento de Homeland Security, de NSA, etc. Muy seguramente todo el aparato de seguridad, de protección a la democracia y a la comunidad no hubiese sido del agrado de Jesucristo.

No existe libertad política en Estados Unidos. Pues igualmente es una libertad de votar sin opción alguna. Existen dos partidos que operan y trabajan en función de contribuciones políticas de los ciudadanos y Corporaciones. Las elecciones en Estados Unidos es un simple juego entre quienes lograron levantar más fondos de quienes desean obtener un beneficio u otro del gobierno. La verdad es que la mayoría de las contribuciones, los millones de dólares que determinan si un candidato gana o no las elecciones vienen de las mismas exactas organizaciones. El político norteamericano lejos de ser representante de los ciudadanos termina siendo el representante de los intereses de quienes le dieron el dinero para adquirir su posición. Las políticas que pasan aprobación en el senado y congreso norteamericano siempre han sido aquellas que demandan los grupos que ayudaron a elegir a sus representantes. Lejos de existir una democracia representativa existe una corporocracia y plutocracia, quienes determinan lo que sucede en cada gobierno. Es precisamente ese poder económico detrás de las escenas el que impone los términos económicos, políticos, laborales, de defensa, de industria, de comercio. En virtud de la forma en que ha sido organizada la economía de Estados Unidos por ejemplo, el ejecutivo lejos de ser independiente es un simple observador de las decisiones que toma La Reserva Federal quien por sus poderes tiende a ser totalitaria. En verdad la Reserva Federal por operar en manera totalitaria es el verdadero terrorista de la economía mundial. Las medidas, acciones y políticas económicas determinan la medida de manipulación de intereses, de cambio monetario, de presiones económicas, de impuestos económicos y de la cantidad de deuda, déficit y medidas de control económico en el mundo.

Es precisamente este factor que hace irrelevante la oposición política. El ciudadano y el sistema terminan secuestrados por la Reserva Federal quien es la única que toma decisiones relevantes a la producción, distribución de riqueza y desarrollo cultural. El poder totalitario que ejerce la Reserva Federal sobre el gobierno. Es precisamente este poder el que ha quedado en evidencia en la presidencia de Barack Obama. El equipo económico que fue elegido fue exactamente lo que hubiera escogido el candidato republicano. Al poner a Tim Geinher, quien fue presidente de la Reserva Federal en Nueva Cork y estuvo trabajando conjuntamente con Henry Paulson y Ben Bennake en la administración de George Bush y parte de quienes crearon el enorme colapso financiero del 2008. Pero Obama lo escogió y nombró como su secretario del Departamento del tesoro. Entregando así las riendas del destino económico de su gobierno a la entidad que determina lo que sucede en Estados Unidos. Desde ese instante su gobierno sería incapaz de desarrollar la industria, el comercio y la sociedad. Un gobierno solo puede impulsar el cambio cuando logra movilizar, organizar, incentivar el progreso y desarrollo científico, tecnológico, industrial, comercial y ciudadano que a la vez se traduce en incremento productivo que moviliza la sociedad en su totalidad. Si las medidas económicas son determinadas por las corporaciones en persecución de ganancias financieras únicamente, sin importar los otros factores, el único resultado posible es el eventual fracaso y colapso económico. Como evidencia ha quedado demostrada que todo el enorme aparato político que fue el instrumento que le permitió ganar las elecciones a Barack Obama han quedado desechos e inútiles ante el poder de la Reserva Federal, quien ha tomado las decisiones de mantener las medidas económicas que se tomó en el gobierno anterior. Demostrando así que la organización política y económica de Estados Unidos ha llegado a un momento critico en la cual la “sociedad libre” de Estados Unidos no puede definirse adecuadamente ante la evidencia que esta secuestrada peor que cualquier gobierno totalitario, socialista o comunista. En solo dos años los republicanos que colapsaron la economía recobraron el poder del poder legislativo y muy seguramente paralizaran cualquier acción significativa de Obama. Podemos decir que el gobierno de Obama será un gobierno paralizado por sus dos últimos años de gobierno.

La libertad económica en realidad no existe. Las responsabilidades a las que se ha subyugado a la sociedad norteamericana en pagos de impuestos en su salario, en sus ganancias, en el uso de servicios eléctrico, servicio de gas, servicio de cable, servicio de teléfono han ido borrando las responsabilidades por las cuales fue creado el gobierno. El gobierno existe para garantizar precisamente que sus ciudadanos tengan acceso razonable, equitativo a dichos servicios, ergo el pago de impuestos para garantizar dichos servicios. Pero ahora en Estados Unidos le cobran impuestos separados en cada pago de dichos servicios. El gobierno así se ha convertido en poco menos que un intermediario entre las grandes corporaciones y los ciudadanos. Lamentablemente, protegiendo más bien los intereses de las compañías y no de los ciudadanos. Al analizar claramente la situación se puede encontrar muy poca diferencia entre un gobierno autoritario y la vida en Estados Unidos. La retórica y la forma de obtenerla es diferente, el resultado es el mismo.

Se debería distinguir entre los falso y lo verdadero. Cada ciudadano debería tener derecho a perseguir sus sueños, sus intereses para satisfacer sus necesidades. Pero que puede hacer el individuo cuando se confronta a la miseria, injusticia y pobreza que enfrenta cuando le quitan su hogar, su propia casa. Aunque la verdad haya sido callada por el gobierno norteamericano. El colapso financiero del cual se culpa a las hipotecas empezó con el colapso de Freddie Mac y Fannie May, quienes al ser prohibidos de vender bonos en Europa y Asia terminaron incapaces de tener el flujo de dinero para seguir haciendo préstamos en el 2004. El gobierno lejos de proteger a sus ciudadanos sabiendo lo que sucedería ignoró el problema. Luego simplemente la corrección y solución creada por la Reserva Federal ha sido imprimir dinero de la nada e inundar el mercado de inservibles y desvalorados dólares. Aunque han logrado posponer lo inevitable. El resultado es que el cataclismo económico para todos sus ciudadanos será más grande, más hondo y más difícil al largo plazo.

La otra cara de la moneda es el socialismo XXI que tanto parece haberse puesto de moda en Latinoamérica. Algo difícil de entender es como han logrado ponerse de moda cuando es demasiado obvio que quienes claman ser socialistas y partidarios de los partidos no han leído la doctrina socialista, no saben lo que verdaderamente postula y están dispuestos a apostar los destinos de sus naciones, por un concepto que en realidad desconocen. La pregunta que hay que hacerse es como es que alguien sabe de tal doctrina cuando el libro de Stefan Dieterich, su creador, no es siquiera disponible en la mayoría de países. Es extremadamente difícil entender las teorías complicadas y mezcladas que propone el judío alemán que clama haber expandido los conceptos de Marx y Engels. Aunque más parece haber cometido el mismo pecadillo de Marx, quien tomó diecinueve años para formular y escribir sus teorías tan confabuladas y mal escritas, que Engels a pesar de haberle mantenido todo ese tiempo, fue quien tuvo que rescatar el tomo I de Das Capital y basado en las notas, tuvo que escribir el segundo y tercer tomo. Bernstein, quien fue contratado por el mismo Engels a terminar al cuarto volumen cuestionó las teorías de Marx como impracticas y absurdas. Sin embargo Karl Marx es el aclamado creador del marxismo, muy a pesar que nunca pudo ganar un centavo honesto y vivió de la caridad de Engels, familiares y amigos. Quienes han seguido sus teorías hubieran hecho bien en aprender que sus propias hijas murieron suicidándose y que Marx era tan malo para los números y las finanzas que el mismo Engels alguna vez dijo en burla “Bien sabemos lo genial que Karl es para los números” pues hasta para pedirle la caridad siempre estaba equivocado de la cifra que necesitaba.

Pero analizando el socialismo pienso que es imposible que exista justicia y libertad en un sistema socialista porque el sistema pretende funcionar cono un acto de revolución, nadie se pregunta contra que. Una revolución implica un enemigo y si se busca enemigos entonces se está partiendo de una lucha entre clases sociales de sus ciudadanos. Pero eso va en contra del concepto mismo de gobierno representativo del pueblo. Pues todos los ciudadanos son el pueblo. El momento que se descalifica a alguien como miembro de la sociedad, de está dividiendo a la nación entre las clases sociales que el socialismo pretende defender. Toma solamente que el líder o líderes socialistas tilden a alguien como el enemigo para que las masas, o los miembros del partido se respalden en la supuesta revolución, para cometer cualquier acto que muy convenientemente, será elevado como necesario en defensa de la revolución ciudadana, convirtiéndose en un circulo vicioso absurdo que lejos de servir a la sociedad se convierte en mecanismo de represión, contra quienes se opongan al concepto, convirtiéndose por su acto de conciencia en enemigos de la ideología.

Se parte entonces de un sistema que divide, resquebraja, siembra violencia y odio entre los miembros de la sociedad. Al partir de estas condiciones el sistema socialista tiene que hacer prevalecer la represión contra los miembros de la sociedad que no estén de acuerdo con los principios y preceptos de los líderes socialistas. Así el socialismo empieza a apuntar el dedo como enemigos del país y la nación a todo aquel que se oponga a sus intereses. Lamentablemente, esos intereses no siempre son los mejores para el país. No son los intereses del pueblo, son los intereses que los líderes socialistas deciden. Pronto el socialismo se convierte en la representación de lo que el partido socialista quiere. Peor aún ni siquiera eso, pues por la naturaleza predicada en el partido socialista es lo que el dictador quiere. China en la era de Mao Tse Tung y Corea del Norte en la actualidad sirven de ejemplo perfecto de lo absurdo del socialismo.

Una vez que se logra dicha represión el pueblo necesita ser mantenido en la ignorancia, para lo cual el único foco de información es el gobierno o los entes informativos que manipula el gobierno socialista. La miseria a la que por orden ejecutiva y gubernamental tiene que someter a quienes son tachados como “enemigos del sistema” crean las condiciones para una constante lucha entre clases ciudadanas. Aunque una de las partes, no escogió ser parte de esa pugna. Fue la revolución ciudadana que los escogió por su status económico, su ideología o cualquier otro factor que el socialismo lo considere apropiado. En su lucha de erradicar y eliminar la oposición, los socialistas generalmente recurren al asesinato, eliminación, sicariato y aprisionamiento de todo miembro de la sociedad que se oponga a sus mandatos. El socialismo en ese instante elimina el valor de la cultura, el intelecto, la capacidad del individuo. Las decisiones son tomadas por la burocracia, en la mejor instancia, o el líder totalitario del socialismo. Eventualmente los abusos, la corrupción y el tratamiento preferencial de los secuaces de los líderes del socialismo desembocan en una sublevación de la ciudadanía que finalmente buscará eliminar el gobierno socialista. No importa cuanto se haga el experimento, la condición humana no acepta vivir en un sistema que por su naturaleza crea injusticia, venganza, represión, violencia y lucha entre los miembros de la sociedad que pretende proteger. Se puede decir categóricamente que el único resultado de cualquier revolución ciudadana es su eventual destrucción. El resultado es décadas de paralización económica para las naciones que la practican. Si bien el ejercicio mental y la revolución ciudadana que proponen Marx, Engels, Lenin, Che Guevara, Castro, Chávez y Correa están supuestos a aliviar los males de la sociedad. Los resultados que han generado los gobiernos de todos estos líderes han resultado siempre en el empobrecimiento, retraso y estancamiento económico. Stalin ya lo había dicho “El socialismo es el mejor método de manipular las masas de ignorantes.” No cabe duda que si usted es una persona pensante no puede considerarse socialista.


Plan para cambiar Ecuador

Por todo lo expuesto, creo firmemente que existe una necesidad, de buscar las alternativas que permitan, que nuestra sociedad funcione en defensa de la comunidad y al mismo tiempo, permita la libertad de cada ciudadano para perseguir los mejores beneficios y perseguir su felicidad. Al mismo tiempo, que permita el desarrollo tecnológico, cultural, industrial y comercial de la nación.

La manera ideal de iniciar una reconstrucción de la comunidad es usar las partes más beneficiosas de cada concepto. Únicamente uniendo los beneficios que conlleva la inversión en una corporación bien administrada que genere ganancia a sus inversionistas, al mismo tiempo que creando las cooperativas que permitan que todos los ciudadanos se conviertan en inversionistas de los recursos de su país. Es cuando entonces toda la comunidad empezará a beneficiarse. En realidad de vuelve un movimiento genial el juntar el capitalismo con lo que llamaría un “comunitarismo” que por un lado sea democrático, y actué también en verdadero beneficio social para toda la comunidad. Por ejemplo si todos los ciudadanos fueran quienes invierten por medio de acciones en corporaciones mixtas de infraestructura nacional, de generación eléctrica, de establecer universidades etc y dichas inversiones son liberadas de impuestos en los dos primeros años de vida de la Corporación. El gobierno lejos de intervenir como intermediario estaría entregando libertad económica a sus ciudadanos.

Las ventajas son muchas. Los gobiernos socialistas por ejemplo intervienen en todos los asuntos de la vida cotidiana de un ciudadano, pero en realidad cobran impuestos y después distribuyen dichos impuestos en forma de subsidios. En construcción de infraestructura que generalmente pagan a multinacionales o a empresas ineficientes del estado, financiadas por enormes prestamos extranjeros que incrementan la deuda nacional. El resultado es demasiado obvio y no hace falta mencionar la trágica historia de cualquier país latinoamericano que practica este tipo de gobierno.

Pero si todos los ciudadanos son inversionistas en la infraestructura del país. Entonces ellos serán los beneficiarios del recurso. Si todos los ciudadanos invierten en su país se inicia un proceso comunitario donde por el mismo hecho de participar se empieza a educar en lo que significa la inversión. Se incentiva la participación porque es cada ciudadano quien contribuye a la generación de empleos, a la generación de soluciones. Al mismo tiempo que se evita prestamos que solo agrandan la deuda nacional. Las inversiones de sus propios ciudadanos se convierten en catalizador para la libertad económica y libertad política. No solamente estimula la economía y evita escape de capitales y motiva la inversión, pero es la gente la beneficiaria de la explotación de sus recursos. Ganando en efecto control del destino del país. A través de la historia se ha logrado comprobar que el desarrollo humano a dado saltos gigantescos cuando el desarrollo intelectual y tecnológico se traduce en desarrollo económico e industrial. El satisfacer los intereses de la comunidad es la que logra vencer las diferencias en ideología, combate la ignorancia y analfabetismo, destruye la miseria y la envidia entre ciudadanos y crea la satisfacción de un pueblo revolucionario en su actitud y convivir humano. De hecho se convierte en una prioridad el mejor el Standard de vida humano en una sociedad que se regenera. La experiencia histórica nos ha comprobado mas allá de cualquier duda que el concepto ideológico del socialismo es un concepto fracasado porque lejos de crear una sociedad justa se convierte en una sociedad de abuso dictatorial donde el ciudadano no funciona mas que en función del estado. El estado a su vez ejerce mecanismos de control para subyugar al ciudadano coerciónando su vida por mandatos, leyes y reglamentos que no permiten la individualidad, el intelecto, la sabiduría, la inversión ciudadana. El socialismo se convierte en el órgano que destruye la libertad económica de los ciudadanos, destruye la sociedad porque la productividad, creatividad, desarrollo técnico y racional son nulos en la enorme burocracia que es conducida por miembros del partido que ocupan cargos no por intelecto o capacidad, pero porque son cómplices del dominio del país que termina beneficiando a pocos miembros del partido socialista o comunista que son quienes viven del privilegio de administrar el sistema.


En efecto los ciudadanos deberían ser capaces de soñar y tener la visión de cambiar su país, de poder controlar los destinos del país participando activamente en su desarrollo.

Inicialmente por ejemplo si los ciudadanos crean cooperativas de inversión en la infraestructura de la nación, como por ejemplo en compañías eléctricas para producir y distribuir energía eléctrica. Las ventajas son enormes en todo sentido.

Estamos viviendo un momento único en la historia, la misma que hace imperativo la reinvención de la economía mundial. Debemos aceptar el fracaso de la globalización y el absurdo de tirar el petróleo al océano que es en realidad el equivalente de lo que estamos haciendo, Porque mientras la materia prima está siendo comprada en todas las partes del mundo y es transportada a China, India y países asiáticos a ser procesada en toda clase de productos que luego de ser manufacturados tienen que viajar nuevamente al otro lado del mundo ya convertidos en triquiñuelas que nos convencen con el mercadeo que son imprescindibles para nuestro vivir cotidiano. Importando poco, que en el proceso China ha construido millares de plantas de carbón que están haciendo nuestro planeta tóxico, en el proceso se ha gastado los enormes costos de transporte y el gasto en combustibles cuando el petróleo ha sido el motor de nuestra civilización actual y cuando deje de ser disponible y llegue el día de escasez del petróleo, el mundo se verá obligado a cambiar su forma de vida o muy posiblemente será sumido a la guerra y destrucción por el recurso.

Es hora de tomar control de nuestras vidas. Es hora de dejar de consumir comida llena de colesterol y productos dañinos que han dejado su legado de cáncer, enfermedad, obesidad y polución en Estados Unidos al punto que la potencia suprema mundial tiene los costos más elevados en gastos médicos, mientras está entre los peores de las naciones desarrolladas en la calidad de su servicio médico.

La realidad y la verdad es que hemos pasado el pico del petróleo y justo cuando la producción de petróleos empieza a caer rápidamente, la demanda ha empezado a subir considerablemente. Las soluciones para Ecuador son:
1. Adoptar nuevas medidas de descentralizar su economía; regenerar su capacidad productiva.
2. Ganar independencia energética produciendo suficiente energía eléctrica para satisfacer la demanda de sus ciudadanos.
3. Generar empleos y motivar la inversión y la riqueza de todos sus ciudadanos.
4. Proteger el medio ambiente generando electricidad que utilice los recursos de la nación y no gastar el dinero en promesas que solo sirven para ganar elecciones y mantener a la gente subyugada a la misma trágica historia.

Nuestro sistema logra satisfacer cada objetivo.

Pero mi visión no se detiene allí, creo que es importante lanzar una verdadera revolución de ingeniería donde se administre como nunca antes la riqueza de recursos de cada provincia y los ciudadanos participen en la inversión, construcción de infraestructura. Esto a su vez se traduce en la participación directa en tomar control de la economía, ayudar a generar empleos y obtener los beneficios económicos: Construyendo reservorios de agua para evitar inundaciones como las que son frecuentes. Al mismo tiempo que se mantendrá el agua almacenada para poder ser utilizada si existe escasez tanto en agua potable, agua necesaria para riegos, o para ayudar en casos de sequía en el suministro de sistema de agua potable, y aún para nuestras propias plantas hidráulicas si estás la necesitan para generar electricidad en cantidades suficientes para la Provincia. Los reservorios serán hechos como lagos artificiales que aun contribuyan a la belleza del país y no en forma de concreto que dañan el sistema ecológico. Además que esto servirán para incentivar el crecimiento de pescado como la trucha que es nativo de la zona. El agua puede servir para lanzar un sistema de irrigación que incentive la producción agrícola y la reforestación de por lo menos seis millones de árboles en los próximos cinco años. La reforestación evitará tanto derrumbe aún junto a las carreteras de la provincia y ayudará a evitar la erosión, más importante aún evitará el calentamiento global y combatirá los efectos de la contaminación.

Todo esto impulsará la educación. Ayudará a generar empleos, evitará la migración de nuestros compatriotas. Fomentará nuevas industrias, negocios y servicios. Combatirá la pobreza.

Tengo la firme convicción que no hay casi nada en este mundo, sin importar cuan fantástico o imposible parezca que un equipo de ingenieros, científicos y administradores no lo podamos realizar. Pero para lograrlo necesitamos el ingrediente mágico que es el que permite la creación y fructificación de toda la gran obra humana. Necesitamos tener la suficiente imaginación, voluntad y por sobre todo fe que podemos mover montañas. Porque así lo haremos.

Tengo la gran ilusión de generar empleos, de entregar una nueva esencia a la dignidad humana de cada ecuatoriano, para hacer de nuestras vidas más fructíferas y hacer de nuestro país el ejemplo a seguirse. Es el momento histórico, la hora de cultivar nuestros recursos, sembrar nuestras ideas, de trabajar juntos para ver crecer, florecer y cosechar unidos los resultados de la fruta más preciosa que es nuestra patria. Tengo una visión, acaso una profecía que de Ecuador nació el lenguaje con el que se escribió la historia de los andes antes de la llegada de los españoles. Es Ecuador, donde se la escribirá nuevamente.















No hay comentarios: