Derechos Reservados

©Todos los Derechos Reservados: El contenido de este blog debe ser respetado.

sábado, 2 de marzo de 2013

Que es el Socialismo XXI a la final?

El socialismo XXI que tanto parece haberse puesto de moda en Latinoamérica es una doctrina propuesta por Stefan Dieterich y sin embargo miles de sus seguidores si siquiera saben su nombre. Algo difícil de entender es como han logrado ponerse de moda cuando es demasiado obvio que quienes claman ser socialistas y partidarios de los partidos no han leído la doctrina socialista, no saben lo que verdaderamente postula y están dispuestos a apostar los destinos de sus naciones, por un concepto que en realidad desconocen. La pregunta que hay que hacerse es como es que alguien sabe de tal doctrina cuando el libro de Stefan Dieterich, su creador, no es siquiera disponible en la mayoría de países. Es extremadamente difícil entender las teorías complicadas y mezcladas que propone el judío alemán que clama haber expandido los conceptos de Marx y Engels. Aunque más parece haber cometido el mismo pecadillo de Marx, quien tomó diecinueve años para formular y escribir sus teorías tan confabuladas y mal escritas, que Engels a pesar de haberle mantenido todo ese tiempo, fue quien tuvo que rescatar el tomo I de Das Capital y basado en las notas, tuvo que escribir el segundo y tercer tomo. Bernstein, quien fue contratado por el mismo Engels a terminar al cuarto volumen cuestionó las teorías de Marx como impracticas y absurdas. Sin embargo Karl Marx es el aclamado creador del marxismo, muy a pesar que nunca pudo ganar un centavo honesto y vivió de la caridad de Engels, familiares y amigos. Quienes han seguido sus teorías hubieran hecho bien en aprender que sus propias hijas murieron suicidándose y que Marx era tan malo para los números y las finanzas que el mismo Engels alguna vez dijo en burla “Bien sabemos lo genial que Karl es para los números” pues hasta para pedirle la caridad siempre estaba equivocado de la cifra que necesitaba.

Pero analizando el socialismo pienso que es imposible que exista justicia y libertad en un sistema socialista porque el sistema pretende funcionar cono un acto de revolución, nadie se pregunta contra que. Una revolución implica un enemigo y si se busca enemigos entonces se está partiendo de una lucha entre clases sociales de sus ciudadanos. Pero eso va en contra del concepto mismo de gobierno representativo del pueblo. Pues todos los ciudadanos son el pueblo. El momento que se descalifica a alguien como miembro de la sociedad, se está dividiendo a la nación entre las clases sociales que el socialismo pretende defender.  Esto se convierte en una arma de propaganda que Correa ha utilizado efectivamente ya que líder del socialismo XXI en Ecuador constantemente tilda a alguien como el enemigo para que las masas, o los miembros del partido se respalden en la supuesta revolución, para cometer cualquier acto que muy convenientemente, será elevado como necesario en defensa de la revolución ciudadana, convirtiéndose en un circulo vicioso absurdo que lejos de servir a la sociedad se convierte en mecanismo de represión, contra quienes se opongan al concepto, convirtiéndose por su acto de conciencia en enemigos de la ideología. Asi el sociamismo XXI clama ser victima a pesar de tener el poder, de controlar 80% de la prensa y medios de comunicación.

Se parte entonces de un sistema que divide, resquebraja, siembra violencia y odio entre los miembros de la sociedad. Al partir de estas condiciones el sistema socialista tiene que hacer prevalecer la represión contra los miembros de la sociedad que no estén de acuerdo con los principios y preceptos de los líderes socialistas. Así el socialismo empieza a apuntar el dedo como enemigos del país y la nación a todo aquel que se oponga a sus intereses. Lamentablemente, esos intereses no siempre son los mejores para el país. No son los intereses del pueblo, son los intereses que los líderes socialistas deciden. Pronto el socialismo se convierte en la representación de lo que el partido socialista quiere. Peor aún ni siquiera eso, pues por la naturaleza predicada en el partido socialista es lo que el dictador quiere. China en la era de Mao Tse Tung y Corea del Norte en la actualidad sirven de ejemplo perfecto de lo absurdo del socialismo.

Una vez que se logra dicha represión el pueblo necesita ser mantenido en la ignorancia, para lo cual el único foco de información es el gobierno o los entes informativos que manipula el gobierno socialista. La miseria a la que por orden ejecutiva y gubernamental tiene que someter a quienes son tachados como “enemigos del sistema” crean las condiciones para una constante lucha entre clases ciudadanas. Aunque una de las partes, no escogió ser parte de esa pugna. Fue la revolución ciudadana que los escogió por su status económico, su ideología o cualquier otro factor que el socialismo lo considere apropiado. En su lucha de erradicar y eliminar la oposición, los socialistas generalmente recurren al asesinato, eliminación, sicariato y aprisionamiento de todo miembro de la sociedad que se oponga a sus mandatos. El socialismo en ese instante elimina el valor de la cultura, el intelecto, la capacidad del individuo. Las decisiones son tomadas por la burocracia, en la mejor instancia, o el líder totalitario del socialismo. Eventualmente los abusos, la corrupción y el tratamiento preferencial de los secuaces de los líderes del socialismo desembocan en una sublevación de la ciudadanía que finalmente buscará eliminar el gobierno socialista. No importa cuanto se haga el experimento, la condición humana no acepta vivir en un sistema que por su naturaleza crea injusticia, venganza, represión, violencia y lucha entre los miembros de la sociedad que pretende proteger. Se puede decir categóricamente que el único resultado de cualquier revolución ciudadana es su eventual destrucción. El resultado es décadas de paralización económica para las naciones que la practican. Si bien el ejercicio mental y la revolución ciudadana que proponen Marx, Engels, Lenin, Che Guevara, Castro, Chávez y Correa están supuestos a aliviar los males de la sociedad. Los resultados que han generado los gobiernos de todos estos líderes han resultado siempre en el empobrecimiento, retraso y estancamiento económico. Stalin ya lo había dicho “El socialismo es el mejor método de manipular las masas de ignorantes.” No cabe duda que si usted es una persona pensante no puede considerarse socialista.

No hay comentarios: